Regreso a clases: El maestro como facilitador en el cambio de rutina

Regreso a clases: El maestro como facilitador en el cambio de rutina

En cada regreso a clases los estudiantes de los diferentes niveles académicos se enfrentan a lo que denominamos “cambio de rutina”. Ya sea desde preescolar hasta preparatoria los alumnos tienen que adaptarse al cambio de horarios, actividades y al entorno.

 

La duración de este proceso varía en cada persona pero lo más común es que dure entre dos días y una semana.

 

Lo que sí es un hecho es que entre más pequeños sean les resulta más complicado dicho proceso de adaptación, aunque en adolescentes también se ha observado cierto grado de resistencia.

 

¿Cómo puedes detectar que a tu hijo le está costando trabajo el cambio de rutina?

 

Normalmente se pueden observar algunas señales físicas y/o emocionales:

 

Físicas: Lo más común es que presenten somnolencia durante el día.

 

Emocionales: Se puede percibir un comportamiento ansioso, inquieto, apático o incluso pueden llegar a presentar conductas de rebeldía. En muchas ocasiones estas actitudes van acompañadas de llanto.

 

Por ello es de vital importancia que los maestros aporten elementos que faciliten lo más posible la adaptación del alumno durante el cambio de rutina, tales como:

 

Conocimiento y seguridad del entorno
Es muy importante que los maestros introduzcan a los alumnos a que conozcan su salón, cómo funcionará la dinámica de clase, con qué maestros interactuarán, las actividades que realizarán, etc.

 

Motivación y confianza
Los maestros deben cuidar ser congruentes en todas sus acciones y actitudes para generar mayor confianza en el alumno.

 

Además, es recomendable que durante esta etapa los maestros no se muestren tanto como una figura autoritaria, sino más bien deben buscar presentarse amigables para tener más acercamiento con los alumnos y de esa forma ellos se sientan motivados de regresar al percibir un ambiente seguro y amistoso.

 

Para lograr esto, nuestra plantilla docente se apoya en realizar actividades de transición en lugar de entrar de lleno con el programa académico. Se organizan diferentes dinámicas de integración para que nuestros alumnos se conozcan mejor con sus compañeros de clase y con sus maestros.

 

Evidentemente dichas actividades y elementos de apoyo se adecúan al nivel educativo de cada alumno (preescolar, primaria, etc.).

 

Toddlers.- Buscamos brindar mucho “holding”, es decir, mucho apoyo emocional debido a la edad de los alumnos, ya que es factible que resientan la separación del hogar.

 

Preescolar.- Al ser una etapa en la que se desacostumbran a la rutina escolar mucho más fácil, tanto el personal docente como el administrativo fomenta un ambiente de confianza al mostrarse empático y cercano con ellos.

 

Primaria.- Cada maestra realiza dinámicas para conocer las personalidades de los niños, que se integren e incluso para detectar áreas de oportunidad.

 

Secundaria y Preparatoria.- Se busca generar mayor empatía con los alumnos por los cambios propios de la adolescencia en los que transitan, haciéndoles saber que la escuela es un lugar donde pueden encontrar apoyo.

 

También les brindamos elementos que les ayuden a estructurarse, estableciendo reglas y límites desde un inicio. Los maestros se muestran abiertos pero sin perder la autoridad.

En el Colegio Nuevo Continente nos esmeramos para cuidar todos los detalles, como el brindar el apoyo necesario a los alumnos y a los padres durante el cambio de rutina en el regreso a clases. ¡Conócenos!